Hace dos días me monté en mi carro para ir a buscar a mi niño grande a casa de mi suegra, y como de costumbre me monté completamente segura de que sabía para donde iba. Resulta que cuando llegué a la salida que siempre tomo, estaba cerrada. En primera instancia dije, “yo se llegar porque … Continue reading