De amor propio…

Letras pequeñas: Pudiera usar la palabra obesa o sobre peso pero no son las palabras utilizo para conmigo, y seamos honestos, no son las palabras que tú utilizas tampoco.

“Me tiré como mil fotos y ninguna me gustó…” ¿Te suena familiar? Mis pensamientos acerca de mis fotos siempre son: “ay, me veo gorda, mira como se me ve la papa, mira que anchos se ven mis brazos…” y la lista continúa sobre cosas que no me gustan de mí pero que ciertamente son verdad. Y quizás piensas que estoy siendo muy dura conmigo misma, pero ¿en realidad lo estoy siendo? Cuando quedé embarazada por primera vez pesaba casi 200 libras. Tuve la famosa mala barriga por 7 meses y perdí sobre 50 libras. Es lo más flaca que he estado en los últimos 6 años. Sin embargo, perdí peso porque vomitaba más de lo que podía comer y no porqué había cambiado mi mentalidad o mis hábitos, y hoy me encuentro sentada escribiendo y peso casi 200 libras nuevamente. Tan reciente como hace dos días una amiga me tomó unas fotos con la idea de tener nuevas cosas para subir a Instagram y a mi página y cuando comencé a ver las fotos me encontré pensando “Ay, me veo gorda, no me gustan…” y fui confrontada por mí misma con “Estoy gorda, ¿qué esperaba ver en las fotos?” En un instante comencé a mirar las fotos diferente, mi lente cambió y de momento me gustaba las fotos, las poses y sabía de qué tenía que escribir.

            Nunca podrás convertirte en quien estás destinado a ser sin primero aceptar quien eres en el hoy.

En ese momento, mirando esas fotos me di cuenta de que hoy, y por el tiempo venidero hasta que cambie mi mentalidad y mis hábitos, seré gorda y me veré gorda en las fotos y para poder moverme de espacio tengo que conciliarme conmigo.  Si no reconozco que estoy gorda siempre estaré esperando ver a una mujer flaca en las fotos y siempre terminaré destruyéndome por ello. Recuerdo que hace menos de dos meses Dios me dijo que hasta que no pudiera amar a la mujer que miraba en el espejo, sobre peso, fuera de forma y sin ninguna intención de cambiarlo, no podría inspirarla a cambiar…

Al final del día lo único que tiene la capacidad de transformar es el amor…

No estoy diciendo que amo mi obesidad o mis malos hábitos, estoy diciendo que no puedo auto mutilarme pro ello porque cuando lo hago no cambio nada, simplemente destruyo mi alma en el proceso.  Sí, Dios nos ama como somos, flacos o gordos, pero también nos dio una instrucción de labrar y cuidar todo lo que nos ha confiado, comenzando con nuestro cuerpo y nuestra mente y hoy yo no puedo decir que estado viviendo ahí para con mi cuerpo. Desde que tengo uso de razón he luchado con amar como soy físicamente, unos días más que otros,

…pero la realidad es que el amor propio no está basado en mis cambios de humor, sino en la identidad que me ha dado Cristo.

Necesitamos regresar al fundamento de quién somos en Dios para poder convertirnos en todo lo que Él ha dicho de nosotros. Hoy mi experiencia de vida es acerca de mi apariencia física, pero nuestra identidad en Cristo es el fundamento de todas nuestras relaciones, es el fundamento de toda nuestra vida.

            Piensa en cualquier cosa que estés atravesando en este tiempo y luego recuérdate a ti mismo la identidad que Dios te ha dado. Eso removerá toda la neblina, y te hará recordar quién eres, qué mereces y como debes responder acorde a esa identidad. Escúchame, aplica a TODO en la vida. Saber quien eres no elimina las dificultades de la vida, pero te da las herramientas para manejarlas, atravesarlas y crecer.  Míralo de esta forma, si tu sabes que solo puedes recibir naranjas no vas a recibir a nadie que intente darte manzanas, pero sino sabes que solo puedes tomar naranjas caminarás por la vida recibiendo lo que sea que te quieran dar y terminarás solo y vacío. No puedes crecer y convertirte quién estás destinado a ser sino te das cuenta de que quién eres hoy es quién te guiará a quién serás mañana. He aprendido que, si no amo a la Bianca gorda, tampoco amaré a la Bianca flaca porque el único común denominador ahí es Bianca. No te ames dependiendo tus variables, ámate a pesar de ellas.

Querido lector, por favor, ámate lo suficiente como para cambiar todo aquello que te haga sentir lo contrario.

Nos vemos en las letras…

Con amor,

Bianca Paola

One thought on “De amor propio…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s