Hace un tiempo tomé un taller con el gran Pepe Ojeda, y qué mucho aprendí. Dentro de todas las cosas que se hablaron de música, de cine, de producción y de otras cosas más, hubo algunas cosas que ministraron grandemente a mi espíritu. Una de las que más me impactó fue la importancia de los “deadlines” (fechas límites). Nos decía que en Hollywood los“deadlines” lo son todo. Cuando te dan un “deadline” para un trabajo, no hay excusas ni cuentos al día de la entrega, el no entregarlo tiene un efecto dominó que daña todo el proyecto. Nos hablaba de como el hecho de que una sola persona se atrasara en la entrega de su parte atrasaba a todos los demás, y en Hollywood atraso significa dinero. Nos compartía que incluso hay productores musicales que, si el trabajo tiene un “deadline”, prefieren no trabajarlo por el tipo de presión que eso ejerce.

Entonces mientras él hablaba entendía que en la vida de Dios las cosas también se traducen a “deadlines”, que quizás ejecutar luego de la fecha límite no se traduce a pérdida de dinero, pero se traduce a perder vida y creo que podemos estar de acuerdo en que eso si que no tiene precio. Estamos viviendo tiempos acelerados, en todas las áreas, y puede llevarnos a sentirnos abrumados por la gran velocidad a la que vamos, pero Dios quien marca el ritmo, también pone en sus hijos la agilidad para una respuesta efectiva. Dios nos da las herramientas necesarias para que cuando llegue el pedido podamos responder a la medida, pero ¿qué pasa si nos ha dado instrucciones y hemos fallado una y otra vez en responder para el “deadline”? ¿Nos cuenta como obediencia? Solo Dios sabe, pero lo realmente importante es analizarnos, y olvidar lo que ha pasado hasta hoy, y en este nuevo tiempo elevar nuestro nivel de respuesta a la medida que Dios nos ha puesto.

Nuestra falta de respuesta afecta la ejecución de nuestros hermanos, y como me ha enseñado mi Pastor, no puedo costarle la obediencia a otro. Es cierto, cada cuál responde por sí mismo, pero ¿cómo voy a ser yo el tropiezo de la obediencia de otro? Al final del día estamos con una sola meta, que es traer a manifiesto la voluntad de nuestro Padre. No cumplir con un “deadline” puede costarnos años, y Dios es soberano, mas no significa que no debemos hacer nuestra parte. No hay tiempo que perder, y si podemos entender eso, podemos reconocer que estamos en un proyecto que tiene “deadlines”, que no puede ser atrasado y que requiere todo nuestro enfoque para que pueda llevarse a cabo. Y lejos de eso ejercer presión en nosotros, debe ser lo que nos estimule para caminar cada día intencionados con nuestra asignación, con cumplir esos sueños que Dios ha puesto en nuestro corazón, y con llegar a la meta sin importar nada.  

El camino no siempre será lo que pensábamos, no siempre serán condiciones ideales, más de eso se trata. Se trata de ser consistentes sin importar cuanto nos pueda incomodar, porque al final del día se trata de lo que Dios quiere hacer.  

Como he aprendido, la forma de adorar a Dios es obedeciendo, en todo tiempo y a Su tiempo.

Nos vemos en las letras…

Con cariño,

Bianca Paola

2 thoughts on “

  1. Cuanto Me Bendice, Gloria a Dios Hija.

    YO lo e Vivido , el Destiempo, el A Tiempo, desobediencia , Obediencia , rigidez , Agilidad TODO se traduce a Vida Dios es Justo y Bueno Siempre.

    Like

  2. Cuanto Me Bendice, Gloria a Dios Hija.

    YO lo e Vivido , el Destiempo, el A Tiempo, desobediencia , Obediencia , rigidez , Agilidad TODO se traduce a Vida Dios es Justo y Bueno Siempre.

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s