La maternidad es un constante reto. No lo digo como una queja, sino que como todo en la vida, es un constante crecimiento y vas conociéndote como madre con cada tantrum, cada risa, cada coraje y cada momento que vives con tus hijos. Desde el parto vas conociendo áreas de ti que jamás pudieses haber conocido de otra forma.

A esto de la maternidad se le añaden muchos otros factores. Entre ellos los temas que están tan de moda: que si lactas o das fórmula, si es parto natural o cesárea, si usaste epidural o no. Como si una o la otra te diera tu identidad y valor…. Pero bueno, hoy quiero hablarles de la lactancia y mi experiencia. En este tiempo hay una campaña pro lactancia muy activa. Las redes sociales están inundadas de información y la red de apoyo es muy grande para las madres lactantes.

Pero la lactancia no es solamente un asunto del bebé y creo que es un detalle que no se recalca lo suficiente.

Lo diré para abrir el tema de una: LA LACTANCIA NO ES LA ÚNICA MANERA NI ES LA MEJOR MANERA DE ALIMENTAR A UN BEBÉ.

¿Por qué? Porque la mejor es la que sea mejor para ti. Cuando di a luz a Alfonso Gabriel, él se pegó muy bien y mi producción fue muy buena. De un momento a otro me comenzó a lacerar los pezones y cada vez que Alfonso lloraba de hambre yo también lloraba.

Lloraba porque sabía que me tocaba alimentarlo y me iba a doler. Y cuando se pegaba lloraba… recuerdo que mi papá y mi esposo me sobaban la espalda y la cabeza…. Me puse paños, me daba masajes, me puse hojas de repollo… estaba desesperada porque el tiempo pasara… porque comiera… por sacármelo de encima. Se complicó todo y me salió un absceso. Estuve en el hospital semanalmente por un mes y me drenaban, me evaluaban y lloré todo lo que no lloré en mi parto.

“Esos son las excepciones…” Y yo lo se, pero sino hablamos de las excepciones las madres que somos parte de la excepción creemos que sino logramos lactar, sino producimos o si se complica, somos malas madres. No necesariamente lo decimos, no se habla pero en el subconsciente está. Lo sé porque yo estuve ahí. Mi esposo no quería que yo dejara de lactar, y hasta se incomodaba, pero era algo muy mío. Hasta que hablamos y llegamos a un acuerdo. Estuve lactando exclusivamente por 3 meses y luego combiné con fórmula hasta que hice la transición a solo fórmula. Y ESTABA FELIZ. Y mi hijo está bien.

Victor David se pegó como un campeón. Y mi producción ha sido excelente. Yo decidí hacer “exclusive pumping” y no me lo pego directo a la teta. Me saco la leche y lo alimento. Y ESTOY FELIZ. Y mi hijo está bien.

Ser madre es una bendición y es hermoso y tiene sus retos y eso está bien. Por eso escribí este artículo. Lo escribí para la mamá que lacta, para la que combina, para la que da fórmula… Lo que te funcione a ti está bien. No existe la madre perfecta, pero si la madre excelente, y la excelencia estriba en dar lo mejor de ti, sin reservas.

Yo se que el bombardeo es grande, se que muchas veces nos sentimos bajo una lupa, siendo evaluadas como madres, pero cada una de nosotras tiene todas las herramientas para ser esa madre que requieren nuestros hijos. No permitas que nada te haga dudar de quién eres.

La lactancia es excelente, es bueno para nuestros hijos, pero si la lactancia compromete tu paz y tu balance emocional, le estás quitando otras cosas esenciales a tu hijo. Y esto es solo hablando de madre e hijos, sin entrar en como esto influye en el matrimonio… pero eso es para otro día.

Al final del día hablemos de ambas caras de la moneda para que las madres no entren con falsas expectativas de una lactancia utópica y luego al encontrarse con la realidad no puedan manejar la frustración.

La lactancia no define la maternidad, es solo una etapa.

Recuerda que ser madre no puede costarte ser mujer, ser esposa, ser empresaria, ser SOÑADORA. Todo está en el balance.

En el día duro, confía en Dios y en que te hizo capaz. En el día bueno, reafírmate.

¡Somos las madres que nuestros hijos merecen!

Todo está bien.

Nos vemos en las letras…

Con cariño,

Bianca Paola

2 thoughts on “

  1. La maternidad es un tema tan profundo que ojala se limitara al hecho de amamantar o no a tu hijo…va mucho mas alla! Te lo dije muchas veces, adaptate tu a la lactancia, a lo que te haga sentir bien. Pero tendemos a embotarnos de informacion y leer de mas y nos dejamos llenar la cabeza de cosas sin sentido. Eres una super mama y te amo por eso y por muchas cosas mas!

    Liked by 1 person

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s