He estado pensando tanto en los escritos de maternidad porque la realidad es que hay demasiadas cosas de las que hablar… Embarazos, partos, lactancia, diario vivir, hormonas y por ahí la lista es interminable; ser madre trastoca todas las áreas de la vida y de muy pocas se habla, mas yo me he propuesto hablarlas. Por esta razón decidí dedicarle este primer artículo de mayo a la maternidad, porque, aunque mi vida como escritora no se resume a maternidad, se que es una parte esencial. Asombrosamente me dio trabajo decidirme, les cuento porqué…

Una de las cosas que la maternidad trastoca es la identidad de la mujer. En un instante tu cuerpo deja de ser solamente tuyo, ahora tienes un bebé adentro que demanda todo de ti, un bebe que crecerá y afectará como te ves, como te sientes y como te verás por el resto de tu vida porque incluso si luego de parir quedas intacta, la realidad es que nunca vuelves a ser la misma. Y aparte a todos los cambios que se ven, está el otro millón de cambios que nadie ve, ni entiende, solo la mujer. Después de veintiséis años de vida, siento que conozco a mi mamá de otra manera… Pero ese tema es literalmente para el domingo. Cargamos a nuestros hijos por meses, pero el verdadero cambio toma su lugar de la noche a la mañana. De un momento a otro ya no duermes, pasas más de la mitad de tu día con un bebé pegado a la teta y la otra mitad intentando mantenerte siendo tú, y todo esto ocurre bajo la sombra de un desbalance hormonal que nadie más siente y tampoco se puede explicar. Y mientras te tratan de entender solo acabas sintiéndote frustrada.

La realidad es que mis hijos han cambiado todo, y me encontré pensando, ¿también van a cambiar la forma en la que escribo? ¿Si dedico escritos a la maternidad, también estoy entregando esto? Y había ese debate en mí porque no quería encajonarme solamente en ser madre en todas las áreas de mi vida, no quería resumir todo lo que hago a mi maternidad. Lo he visto demasiado, y he visto el fruto de esa semilla. He visto mujeres que solamente se dedican a ser madres y cuando pasa el tiempo andan con un bulto de reclamos tan pesado que si pudiesen renunciar a ser madres lo harían, y he visto otras que, aunque literalmente no pueden, en sus mentes si abandonan el lugar. Y otras tantas muchas historias de mujeres que abortan, dan hijos en adopción o los abandonan porque un hijo “les daña el futuro”, porque ya “no pueden” hacer lo que soñaban… Pero eso es mentira.

No compres la mentira de que para ser madre tienes que dejar de ser todo lo demás. Si algo he aprendido en este tiempo es cuán perfecta es la maternidad, y como se va entrelazando con todo lo demás. He aprendido a ver la maternidad no como un factor limitante, sino como un factor que impulsa.

Este tema es demasiado amplio y yo se que mi experiencia y perspectiva no es la de todas las madres, pero al final del día se que no escribo para todo el mundo. Así que este escrito es para las que logran identificarse con mis palabras. Y no solo para mujeres, la realidad es que una parte clave en el desarrollo de la mujer es el hombre que tiene al lado. Es muy fácil para un hombre limitar a su esposa a la maternidad exclusivamente. Muchas veces es una acción automática, está incrustado culturalmente y lo hacen sin darse cuenta. Así que este escrito es para expandir el lente seas madre, hijo o esposo.

En ocasiones me he preguntado si me hace “mala madre”, (por falta de un mejor término), el hecho llevar mi vida como la llevo. ¿Cómo la llevo? Mis hijos NO son el centro de mi vida. ¡Qué feo suena! Pero es que el centro de mi vida es Dios y resulta que Dios me ha confiado demasiadas cosas como para yo renunciar a ellas usando como excusa algo que Dios mismo me entregó: MIS HIJOS. Entonces mi vida no puede resumirse simplemente a ellos. Como todo en la vida, se trata de BALANCE. No puedo ser solo madre y dejar de ser esposa y mujer; estaría faltándome el respeto, sería un amor corrupto. ¡Mi identidad no está en ser madre! La tuya tampoco. Tu identidad es lo que te permite ser madre, no viceversa. Entonces, no somos solo madres… No me digas que cuando nacieron tus hijos murieron tus sueños, tus metas y tus aspiraciones porque alguien en algún momento te dejó esa mala semilla en tu corazón. ¡Entonces NO! No soy, ni eres, un tipo de madre por luchar, creer y caminar en pos de los sueños que Dios te ha confiado.

Al contrario, qué gran lección para nuestros hijos, que puedan ver a su mamá como una gran madre con sueños cumplidos, metas alcanzadas y pasión por la vida. Los hijos crecen y se van, no esperes a ese día para retomar tu vida. Querida, no eres solamente la mamá de fulanito y menganito.

Eres todo lo que te inspira, lo que te apasiona y lo que amas. Busca el balance. Da tu 100% como madre, pero no des 50% para ti y tus sueños. Busca el balance en tu vida para que puedas llevar fruto en todas las áreas. Créeme, de aquí a 20 años, podrás mirarte en el espejo y darte las gracias por darte cuenta a tiempo de que no eres solo “mamá.”

Nos vemos en las letras.

Con cariño,

Bianca Paola

5 thoughts on “

  1. “Eres todo lo que te inspira, lo que te apasiona y lo que amas. Busca el balance”
    Love it👆

    Me bendice leerlo, me lo disfruto tanto porque te escucho mientras lo leo y se que hay vida en tus letras.
    LOVE U🥰

    Liked by 1 person

  2. Verdaderamente de eso se trata de balance y amor por lo que haces!!!!hay una línea muy fina que cualquiera puede caer. Yo estuve ahí y nadie me lo contó. Mientras leía me podía identificar contigo . Que bueno que existe muchas fuentes para instruirte y estar rodeadas de mujeres de Dios que te modelan lo que a ellas le ha funcionado trae paz. Éxito en tu caminar se que dejarás un legado hermoso. Bendiciones

    Liked by 1 person

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s