No hace falta la amistad que tan de moda está en estos tiempos.  Esa amistad complaciente, y frágil. Amistad de papel, le llamo. Esa que si soplan vientos de honestidad se desvanece… Esa amistad que si llega una lluvia de diferencias se ahoga… Es una amistad temporera, que no sobrevive las inclemencias de las distintas temporadas de la vida y simplemente caduca. Te cuento, que todo es de Dios y el primer amigo es Jesús. En Dios todo es eterno, y todo lo que viene de él, a imagen y semejanza, es perfecto. Por ende, la amistad es un diseño eterno de Dios.  Cuando pude entender que la verdadera amistad es eterna pude dejar ir “amistades” que pensé que había perdido.

La palabra amistad ha sido mal usada, y por eso hay tantas personas que dicen “yo no confío en nadie”, “amigo es un peso en el bolsillo”, y así mil refranes que solo salen de corazones lacerados por haber llamado amigo a quien solo era un compañero en el camino; alguien que vino a traicionarte, lastimarte o fallarte, simplemente para hacerte crecer. No es que nunca seremos decepcionados pero muchas veces podemos evitarlo si aprendemos a llamar las cosas por lo que son, y no por lo que nos gustaría que fuesen. Serán tantas las relaciones en las cuales tú estarás para alguien, pero no será recíproco. Ellos podrán confiar en ti, podrán llamarte en sus momentos duros, y podrán contar contigo, pero tú no con ellos. Eso solamente te lastima sino logras identificarlo desde un principio. Es importante saber para quién te toca estar, y a quién te toca bendecir, sabiendo que no es una ley que esa persona en particular haga lo mismo por ti, pero eso en nada cambia quién tú eres para ellos.

Las amistades son probadas en momentos difíciles. Así que permíteme romper la burbujita de cristal… Si llamas amigos a personas con las que solo has vivido momentos de felicidad, lindas experiencias y con las que siempre estás de acuerdo, no son amigos. La amistad no es compartir momentos, la amistad es atravesar tormentas y que, aunque el viento sople y las ramas se caigan, las raíces sigan firmes y vuelvan a dar frutos. A lo largo de nuestra vida caminaremos con personas que serán muy afín con nosotros, serán tantos con los que tengamos buena química, con los que podamos desarrollar proyectos y hasta compartir grandes momentos de la vida. Sin embargo, no podemos llamar amistad a una relación simplemente porque tiene química. La verdadera amistad se encuentra en la reciprocidad de confianza, sinceridad, transparencia y amor. Ser capaces de ver la oscuridad en la otra persona, y alumbrarla con tu luz, pero también estar dispuesto a mostrar tus áreas oscuras para que la luz del otro te alumbre. La verdadera amistad demanda transparencia y amor porque muchas veces nos gusta ser escuchados, apoyados y entendidos, pero pocas veces queremos ser confrontados. Y amistad sin confrontación es hipocresía, a menos que seas perfecto y no tengas ninguna área en la cuál crecer.

Gracias le doy a Dios porque he vivido cada una de las cosas que he hablado en esta carta. He vivido traiciones, heridas y grandes dolores. Muchos con personas que llamé amigos, cuando solo eran compañeros del camino. Otros procesos los he pasado con amigos, que hoy podemos mirarnos a los ojos y decir, nos dolió, pero seguimos aquí, reconociendo la eternidad de Dios en la amistad. Hago hincapié en esto: Serán tantas las relaciones en las cuales tú estarás para alguien, pero no será recíproco. Guarda bien tu semilla de amistad, no la regales, ni la entregues por química. De igual modo, cuando siembren la semilla de amistad en ti, asegúrate de ser el amigo que siempre esperas tener…

         Mientras escribo estas letras, sentada frente a un lago, con el sol comenzando a bajar, puedo alzar mi mirada y darle gracias a Dios porque me ha unido a grandes amigos, que en medio de mi imperfección me han amado, han creído en mí, y me han ayudado a crecer.  No compres la mentira de que los amigos no existen. Porque la verdad de la amistad está en Proverbios 17:17

“El amigo siempre es amigo, y en los tiempos difíciles es más que un hermano.”

Nos vemos en las letras.

Con Cariño,

Bianca Paola

10 thoughts on “

  1. Me encantó, sabes porque?
    Yo tuve una “amiga” que la perdí por ser honesta y decir la verdad pero siendo honesta pude entender que esa persona era solo un compañero en el camino porque eligió a alguien que solo llevaba a su lado meses antes que a mi que había pasado con ella tormentas y alegrias!! Pero como dices amigo es Dios y es quien conoce nuestro corazón! Tu escrito de hoy lo ame! Te amo amiga!

    Liked by 1 person

  2. Tus palabras me bendicen, con ellas pude hacer un recorrido en mi vida e identificarme en gran manera. Me hicieron llorar 😭. Esas lagrimas de las que limpian el alma y te das cuentas cuan necesarias para sanar lo que pensantes que ya lo estaba. 😘

    Liked by 1 person

  3. Poderoso Profundo y lleno de Verdad Letras queNos Hacen Ver A Nosotros en Un Espejo …. Un Time Machine… Un back To The Future. Now y Ahora. Hoy gracias Dios por tus palabras , Consuelo edificacion y hacerme ver mejor y entender.

    Like

  4. Nada más cierto que esto que acabas de escribir. Se me aprieta el pecho por que he cometido el error de llamar amigo a quien no debía y sé que has estado en la misma posición. Estoy tan orgullosa de ti, de tu espíritu, de tu madurez y de tu luz. Estoy feliz de tenerte en mi vida! ❤️

    Liked by 1 person

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s