Dato curioso: tuve mi sesión de fotos de maternidad un día antes de romper fuente, que puntualidad la mía, ¿verdad? Este fue mi segundo embarazo y honestamente no estaba muy emocionada por tomarme fotos. Hasta consideré no tener uno. Pero una cosa llevó a la otra y lo hice. Estar embarazada es hermoso. Las mujeres tenemos la bendición de traer a los hijos de Dios al mundo y eso es lo más hermoso y valioso que Dios nos ha confiado hacer. Como parte de toda la belleza que es un embarazo, hay muchas cosas difíciles y retantes.

            Con mi primer embarazo bajé mucho de peso por la “mala barriga”, pero no extrañaba esas libritas que se habían ido, ni un poquito. Me encantaba como me veía físicamente en mi primer embarazo. No importa si la gente no quiere decirlo de frente, la realidad es que nuestra sociedad asocia el ser delgado con una belleza superior. No estoy diciendo que esté bien, pero pasa. Está incrustado en la cultura. Así que estar más delgada me hizo sentir muy segura de mi misma y me di cuenta de cuanto fue en mi segundo embarazo. No aumenté mucho de peso, si le preguntas a los que están cerca de mí te dirán que me veía hermosa, y que los embarazos me vienen bien, y no estoy diciendo lo contrario. Pero al final del día no se trata de como nos vemos por fuera sino de como nos sentimos por dentro y yo me sentía INMENSA. Comencé a sentirme hinchada, no me servían mis “panties”, mis bracieres eran muy pequeños y mis estrías de antes se estiraban cada minuto. Quizás lees esto y pienses: “pero estaba embarazada, ¿qué esperaba?”, y tienes razón. Era de esperarse, pero las cosas que esperas se sienten muy distintas cuando llegan. Mi primer embarazo tuvo otros retos, pero este trajo consigo unos que no había enfrentado.

El día que tomamos las fotos hablamos acerca de las estrías, de si yo quería que salieran en las fotos o que ellos las editaran. Ya yo había pensado en eso, posiblemente cada vez que las veía en el espejo, y aunque verdaderamente no me gustan mis estrías siempre supe que son parte de mi embarazo y que, si las borraba, de aquí a veinte años estaría mirando una barriga que no era realmente mi barriga. Así que cada vez que miro estas fotos veo las estrías, pero más que eso veo que son solo un reflejo de todas las cosas que cambian en una mujer cuando queda embarazada. Así de hermoso como son los embarazos, su belleza no invalida el proceso. El embarazo es tan poderoso, te cambia tanto la vida, que deja marcas no solo en tu alma, sino en tu cuerpo para que cada vez que te mires en el espejo recuerdes que Dios creo nuestros cuerpos capaces de hacer milagros.

Es importante entendernos nosotras mismas para poder crecer y adquirir las herramientas necesarias. Estar embarazada no solo me abrió camino para ser madre, estar embarazada me enseñó a valorarme más, a apreciar mi cuerpo tal cual es, a ser mejor mujer para mí y para mi esposo. Entre lágrimas y dolor mi cuerpo fue estirándose para que yo también pudiese crecer. Y no solo di a luz un hijo, sino a partes nuevas de mí que aún no habían sido alumbradas. Antes de ser madre, soy mujer, porque no puedo ser para mis hijos algo que no puedo ser para mi misma y descubrirnos duele, crecer siempre cuesta, pero vale el esfuerzo. Si eres hombre y me lees, vete, dale gracias a tu madre por tanto… y querida mujer, da gracias por la bendición que es ser mujer. Y si alguien, en algún momento, te ha llamado estéril, hoy quiero declarar vida en tu vientre según la voluntad de nuestro Dios. Hay tantas cosas que hablar de la maternidad, que no es solo biológica… Pero será en otra ocasión…

Nos vemos en las letras…

Con cariño,

Bianca Paola

P.S. Vayan y sigan a un fotógrafo increíble, que también es mi padrino de bodas jaja. JC Photolog, búscalos en IG y Facebook!

7 thoughts on “

  1. Me encantó este post. Aunque sabemos lo que viene, no es lo mismo cuando llega, soo true! Mi embarazo me vino super bien hasta que llegué a los 8 meses y me hinche demasiado y mi cara se lleno de acne. Pero al final, todo es worth it!

    Liked by 1 person

  2. Al ver tus estrias veo la raiz de un árbol y me conmueve la maravilla del embarazo. Somos dadoras de vida un privilegio el portar tan grande responsabilidad. “La belleza no invalida el proceso” ufff (una perla) entender esto te lleva a no huir y disfrutar el mismo. Estas letras son hermosas, gracias por compartir vida. Te amo mucho ❤️

    Liked by 1 person

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s